Blogia
dommon

La mala educación

Cuando oigo a la gente en televisión y lo que dicen no puedo dejar de asombrarme del bajo nivel lógico, argumentativo y cultural de las personas que aparecen en ella. No es que piense que en televisión aparece lo más granado del mundo intelectual pero me consta que son al menos representación de la voz popular y creadores de opinión y eso es lo que me preocupa.
Antes pensaba que la caída del nivel educativo era debido a algún plan perverso de los titiriteros que mueven los hilos en la sombra del poder pero últimamente he cambiado de opinión. La caída del nivel general creo que se debe básicamente a la desidia y la general falta de criterio de políticos y responsables de educación.

Si el 80% de la población no lee un libro en su vida y se creen que la felicidad completa es emborracharse, reírse a carcajadas y fornicar todo lo que se pueda no me importa. Si lo consiguen, me alegro por ellos.
Lo que me preocupa de verdad no es que haya un montón de borregos; lo que si me preocupa y mucho es que toda esta gente vota. Su voz cuenta y son tan tristemente manipulables!!
Democracia sin educación lleva a la tiranía. Un pueblo de bobos es como un jugete en manos del poder. Qué se ha hecho de los 7 artes liberales de la roma clásica? Si en ciencia y tecnología vamos hacia adelante en humanidades hemos retrocedido casi en igual medida.
Los romanos formaban ciudadanos, no sólo profesionales. Esto es algo que se han olvidado de hacer nuestros políticos. Las siete artes liberales eran el trivium (gramática, retórica, lógica) y el quadrivium (aritmética, geometría, música y astronomía).
Qué a pasado con el trivium? Quizás no le ven importancia a argumentar, a convencer por la palabra en lugar de por la fuerza? A dejarse convencer por la razón (aún más refinada cualidad si cabe)? A la dialéctica como proceso de llegar a verdades comunes?
En el mundo de hoy nos enfurruñamos, golpeamos, gritamos o ignoramos. Partidos políticos empiezan a tomar como postura habitual el no diálogo, la no dialéctica. Síntoma inequívoco de deterioro político: qué nos queda cuando no hay lugar a las palabras y a las razones?

La clave de la dialéctica es reconocer que no hay una sóla verdad dada sino que la verdad es un resultado que va surgiendo y se va perfilando a través de un proceso de evaluación crítica de los diferentes argumentos. Ello implica valentía para estar abierto a darse cuenta de que se está equivocado y respeto a los que no piensan como tú para intentar convecerlos y dejar que expongan sus puntos de vista.
Hablo de una fantasía? Es desconsolador pensar que así lo parece cuando miro a mi alrededor.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres